Cuando la Yield Curve veas caer…

Si estás pensando en invertir tu dinero, esto te interesa, sin ninguna duda. No importa en lo que quieras invertir, es importante conocer las tendencias de los mercados, ya sea el sector inmobiliario, la bolsa o un depósito en un banco, con sus astronómicos tipos de interés.

Precisamente en relación con los tipos de interés y desde hace algún tiempo se escucha un rumor generalizado sobre la Yield Curve y lo apocalíptico de una inversión de su pendiente. La Yield Curve no es otra cosa que la representación gráfica de los distintos tipos de interés que ofrece el Tesoro de Estados Unidos para cada uno de los plazos de vencimiento de la deuda pública que emite.

Así funciona

Normalmente, bajo condiciones económicas más o menos favorables, cuanto mayor es el plazo de vencimiento de esta deuda, mayor es el interés que ofrece. Esto da lugar a una curva de interés creciente. Sin embargo, bajo determinadas circunstancias esta curva se altera, presentando dos anomalías: primero se aplana. Después, quizá, se invierta.

Cuando la economía crece y se espera que lo siga haciendo durante años, la fijación de precios funciona de manera eficiente a través del equilibrio entre oferta y demanda. Los mercados de renta variable presentan una evolución positiva. Sin embargo, en el mercado de renta fija, como por ejemplo los bonos del estado, ocurre lo contrario. Así que si los emisores de deuda pública quieren atraer compradores no tiene más remedio que ofrecer más rentabilidad a más largo plazo.

Las constantes tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y las previsiones negativas de crecimiento generan dudas sobre la evolución de la economía en los próximos años. Los inversores somos muy conscientes de estas tensiones y ya no vemos la renta variable con tan buenos ojos. Algunos se refugian en activos más seguros aunque menos rentables, como la deuda pública. Pero los estados saben que para captar el dinero de estos inversores, sobre todo a largo plazo, ya no necesitan ofrecer intereses tan altos. Ante las previsiones de ralentización de la economía y reducción de los beneficios empresariales, el Tesoro ofrece cada vez menos rentabilidad por sus obligaciones a diez o quince años. No necesita ofrecer más. Los inversores aceptarán un 3% donde antes exigían al menos un 4%.

¿Y qué ocurre con las letras y bonos a corto plazo? En una economía madura, en la parte alta de un ciclo alcista, ya no es necesario incentivar el crédito. Se puede subir el precio del dinero sin temor a grandes desajustes, como ha hecho la Fed durante 2018. Pero esto trae como consecuencia la elevación de los tipos de interés, especialmente en esos plazos tan cortos, haciendo que la diferencia entre suscribir deuda pública a un año o hacerlo a veinte años se reduzca considerablemente. La falta de confianza de los inversores acerca de la evolución de la economía en los años venideros hace que prefieran invertir a corto, incluso muy corto plazo.

Por tanto, vemos que cuando la economía se acerca a su punto de máximo crecimiento, la rentabilidad a corto plazo de la deuda pública aumenta y la de largo plazo disminuye. La diferencia entre ambas se reduce más y más hasta que es muy pequeña. Tan pequeña que la curva que dibuja ya no es tal, sino que se convierte prácticamente en una recta. Es decir, se aplana.

Esta situación constituye una anomalía. Y si no se corrige puede dar lugar a la segunda de las situaciones excepcionales que puede presentar la curva de tipos de interés o Yield Curve: que se invierta.

Así estamos ahora

Desde hace unas semanas parece que la tensión en la curva de tipos ha disminuido. Los tipos de interés en todos los horizontes de tiempo han bajado mucho, pero aun así la diferencia entre el corto y el largo plazo sigue siendo muy pequeña.

¿Cómo creéis que va a evolucionar la economía en los próximos meses? Puede que aún quede algo de recorrido para los mercados de valores, pero puede que no demasiado. ¿Pensáis que la próxima recesión está a la vuelta de la esquina? ¿Os fijáis mucho en la Yield Curve a la hora de tomar decisiones de inversión? Me encantaría conocer vuestra opinión sobre esto. ¡Nos leemos!

¡Deja tu comentario y hablemos sobre esto!